¿Por qué los perros pequeños tienen problemas psicológicos?

imagen-destacada-blog-cremalia-problemas-psicologicos-perros-800x420.fw

Un equipo de investigación de la Universidad de Sydney se ocupó recientemente de estudiar los problemas psicológicos en los perros. Estaban interesados en saber si los problemas de comportamiento en los perros están relacionados con las diferencias de raza en altura, peso y, lo más interesante, la forma de la cabeza de un perro; específicamente, si una raza es más «braquiocefálica» (cabeza ancha con un hocico corto, como Bulldogs ingleses) o más «dolicocefálico» (cabeza estrecha con un hocico largo, como el galgo).

Percepciones de los dueños de mascotas sobre comportamientos

Para determinar la propensión de una raza a los problemas de comportamiento, los investigadores recurrieron al Cuestionario de Evaluación e Investigación del Comportamiento Canino. Es una encuesta basada en la web en la que los propietarios califican a sus perros con casi tres docenas de comportamientos, la mayoría de ellos problemáticos. Miles de dueños de perros han participado en este proyecto de investigación en curso.

El estudio se basó en los perfiles de 8.301 perros que representan 49 razas comunes. El dueño de cada animal calificó a su mascota en casi tres docenas de conductas irritantes, perjudiciales o destructivas. Estos incluyeron agresión , ladridos persistentes, masticar, robar comida, hiperactividad, «montar», escapar y coprofagia (ingestión voluntaria de heces).

galgo-español
Raza "dolicocefálica"
bulldog-frances
Raza "braquiocefálica"

¿Hay realmente problemas psicológicos?

Los resultados fueron sorprendentes. Varias combinaciones de altura, peso y forma de la cabeza se relacionaron significativamente con el 90% de los rasgos de comportamiento negativos del Cuestionario de Evaluación e Investigación sobre los problemas psicológicos y el Comportamiento Canino. Además, en casi todos los casos, cuanto más pequeños son los perros, más comportamientos problemáticos informaron sus dueños. Aquí hay unos ejemplos.

  • Peso: Incluso cuando se controlaba la altura, las razas más livianas eran más excitables, hiperactivas y tenían más probabilidades de exhibir «rivalidad canina» que los perros más pesados. También eran más aptos para huir de casa.
  • Forma de la cabeza: La forma de la cabeza no predijo tantas categorías de agresividad canina como el tamaño. Sin embargo, estaba relacionado con algunos comportamientos problemáticos. Los perros de nariz larga eran más propensos a persecuciones inapropiadas y a mostrar miedo a los extraños. Los perros con narices cortas y cráneos anchos eran más propensos a atacar a otros perros. En algunos casos, las combinaciones de altura, peso y forma de la cabeza predijeron la prevalencia de problemas de comportamiento. Por ejemplo, los perros cortos con hocicos largos eran particularmente aptos para ladrar persistentemente y tener miedo ante los extraños. Las razas pesadas con hocicos largos probablemente intentaron robar comida de su plato.

En general, los comportamientos indeseables se vuelven más comunes o pronunciados a medida que disminuye la altura y el peso.

¿Quién tiene la culpa: los genes o los propietarios?

Desde morder moscas imaginarias hasta morder a sus dueños, los perros pequeños a menudo vienen con mucho equipaje psicológico. Algunos de estos están relacionados con la naturaleza (genes) y otros con la crianza (medio ambiente).

Primero, la naturaleza. Los malos comportamientos en los perros pequeños generalmente causan menos daño que en los perros grandes. Por lo tanto, las personas que aman a los perros pequeños tienden a tolerar los malos comportamientos en sus mascotas. Si los investigadores tienen razón, los genes asociados con la agresión contra las personas tendrían más probabilidades de persistir en razas pequeñas que en razas grandes. Otra hipótesis biológica es que el comportamientos como la mendicidad, la búsqueda de atención y la micción en perros pequeños son efectos secundarios genéticos involuntarios de selección de genes que codifican tanto la apariencia infantil (ternura) como los comportamientos inmaduros.

Sin embargo, los malos comportamientos observados en perros pequeños podrían ser culpa de los dueños en lugar de los genes. Por ejemplo, la hiperactividad en razas pequeñas podría ser el resultado de que los perros no hagan suficiente ejercicio porque se mantienen demasiado tiempo encerrados. Y, los dueños de perros pequeños pueden tender a abusar de sus «bebés» y reforzar inadvertidamente comportamientos como la búsqueda de atención, los celos y la mendicidad.

¿Como podemos ayudarte en Cremalia?

Descubre los servicios que ofrece Cremalia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *